El Gobierno sostenido por la ONU niega que el acuerdo de Skhirat haya vencido

El Gobierno sostenido por la ONU niega que el acuerdo de Skhirat haya vencido

diciembre 18, 2017 Uncategorized 0

Rebeldes libios patrullan una zona militar en el desierto de Misrata. EFE/Archivo

Trípoli, 18 dic (EFE).- El presidente del consejo presidencial y del gobierno sostenido por la ONU en Trípoli, Fayez al Serraj, negó hoy que el Acuerdo de Skhirat forzado en 2015 haya expirado y por tanto lo haya hecho también su ejecutivo, como anunció ayer su rival y hombre fuerte del país, el mariscal Jalifa Hafter.

En un comunicado difundido a través de su perfil en la red social “Facebook”, Al Serraj subrayó que “el Consejo Presidencial y el Gobierno de la reconciliación continúan de forma regular su trabajo, sin que exista fecha alguna para el final del acuerdo político más allá de unas elecciones”.

“Estamos comprometidos. No permitiremos la existencia de un vacío de poder que fomente el caos, las violaciones, el extremismo y eventualmente el terrorismo”, agregó.

Al hilo de este argumento, aprovechó para atacar a los que denominó “obstruccionistas”, en alusión directa a Hafter, que nunca ha reconocido ni el Acuerdo de Skhirat forzado por la ONU ni el gobierno emanado del mismo, que dirige Al Serraj.

“Solo tienen intereses y ambiciones personales, sin tener en cuenta la difícil situación económica y de seguridad que afronta nuestro país”, agregó.

Túnez, Egipto y Argelia certificaron hoy su respaldo al Acuerdo de Reconciliación que algunas de las partes en conflicto en Libia formaron en diciembre de 2015 en la ciudad marroquí de Skhirat y que permitió la formación del gobierno que respalda la ONU en Trípoli.

Los tres países respaldaron, asimismo, el nuevo plan de paz que desde septiembre impulsa el nuevo enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Ghassem Saleme, que pretende celebrar elecciones presidenciales y legislativas en 2018.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que 2011 la OTAN contribuyera al triunfo rebelde sobre la tiranía de Muamar al Gadafi.

En la actualidad, dos gobiernos, uno en el oeste sostenido por la ONU y otro en el Este bajo en el control de Hafter, un exmimebro de la cúpula gadafista reclutado años después por la CIA, luchan por el poder con la ayuda de milicias y bandas que se lucran con la guerra y a menudo cambian de bando.