La moda del turismo de catástrofe: hacerse selfies en lugares en los que ha ocurrido una tragedia

La moda del turismo de catástrofe: hacerse selfies en lugares en los que ha ocurrido una tragediaEl 18 de enero del 2017 una avalancha arrolló y sepultó el hotel Rigopiano, situado en la localidad italiana de Farindola, a unos 1.200 metros de altura en plenos Apeninos. Murieron 29 personas en una tragedia que sacudió a Italia y que aún está en investigación. Pero el dolor de las familias de las víctimas parece no tener fin por culpa de una controvertida moda que no puede ser más censurable: es lo que se conoce como el turismo de desastre.