El dilema de los refugiados rusos: la UE busca una posición común tras la movilización de Putin

Tourists, coming mainly from Russia, leave from the arrival terminal at Antalya International Airport in the Mediterranean resort city of Antalya, Turkey September 22, 2022. REUTERS/Kaan Soyturk (Photo: Kaan Soyturk via Reuters)

Tourists, coming mainly from Russia, leave from the arrival terminal at Antalya International Airport in the Mediterranean resort city of Antalya, Turkey September 22, 2022. REUTERS/Kaan Soyturk (Photo: Kaan Soyturk via Reuters)

Tourists, coming mainly from Russia, leave from the arrival terminal at Antalya International Airport in the Mediterranean resort city of Antalya, Turkey September 22, 2022. REUTERS/Kaan Soyturk (Photo: Kaan Soyturk via Reuters)

Un día después de Vladimir Putin anunciase la movilización de 300.000 reservistas para luchar en la guerra de Ucrania, Rusia ha comenzado a reclutar  tropas en todos los campos de entrenamiento del país. Los llamamientos están siendo masivos y, según el ejército ruso, cerca de 10.000 hombres se alistaron en las filas en la primera jornada de movilización.

Mientras el reclutamiento sigue en marcha, otros rusos han decidido no esperar a que les sea entregada la notificación militar e intentan abandonar el país. Apenas quedan billetes de avión a las naciones donde los rusos no necesitan visado, como Armenia, Turquía o Azerbaiyán y Asia Central, o si los hay tienen un coste prohibitivo. y, como apunta la BBC, en puntos fronterizos de Finlandia y Georgia se han vivido escenas de colapso.

Según las autoridades fronterizas, en informaciones recogidas por EFE, la llegada por carretera de ciudadanos rusos a la vecina Finlandia aumentó un 57% y a lo largo de la jornada un total de 4.403 ciudadanos rusos cruzaron la frontera del sureste finlandés.

Vladímir K., de 46 años, viajó hoy como turista desde Moscú a Oriente Medio y, según contó a Efe, en el control de pasaportes del aeropuerto de Domodédovo los agentes hicieron a todos los hombres una serie de preguntas, como cuándo habían comprado el billete, si tenían un pasaje de regreso y cuál era el motivo del viaje.

Finlandia se ha convertido prácticamente en el único país de entrada para los ciudadanos rusos en la Unión Europea, debido al cierre del espacio aéreo a los aviones rusos y al bloqueo virtual de las fronteras terrestres de las tres repúblicas bálticas y Polonia a nacionales de este país a consecuencia de la guerra de Ucrania.

En Georgia, la situación es parecida. La rusa Victoria Platunova, refugiada en Georgia desde el inicio de la campaña militar en Ucrania, aseguró a la Agencia EFE que según sus datos hay colas kilométricas de vehículos para entrar en el país caucasiano: “Testigos me han dicho que las colas se extienden unos 40 kilómetros”.

Se abre el debate en la UE sobre los refugiados rusos

Mientras los rusos buscan una forma de evitar el alistamiento, en la Unión Europea se abre un debate sobre qué hacer con las solicitudes de refugio llegadas de los ciudadanos rusos.

Los países de la UE mantienen cerrados las fronteras a Rusia, después de acordar hace unas semanas poner más trabas a los visados a ciudadanos rusos y de que los países bálticos fueran más allá para imponer un control más estricto de sus fronteras terrestres.

Preguntada por la posibilidad de facilitar la entrada a los rusos que huyen del país para no ser llamados a filas, la portavoz de Interior de la Comisión Europea, Anitta Hipper, ha considerado “esencial” tener un enfoque común de los Veintisiete en esta materia y ha recordado que las reglas europeas permiten rechazar la entrada por razones de “seguridad nacional u orden público”.

Así las cosas, ha subrayado que es competencia de los estados miembro del bloque el control de fronteras, aunque ha recordado que de acuerdo al código Schengen, las autoridades europeas tienen la obligación de estudiar las peticiones de asilo que puedan solicitar ciudadanos rusos.

Alemania ha sido uno de los primeros países que ha abierto el debate. La ministra alemana del Interior del Interior, la socialdemócrata Nancy Faeser, en declaraciones al Frankfurter Allgemeine Zeitung, se mostró abierta a ofrecer asilo a desertores rusos.

“Cualquiera que se oponga con valentía al régimen del presidente Vladímir Putin y que, por tanto, se pone en el mayor de los peligros, puede solicitar asilo en Alemania por motivos de persecución política”, aunque matizó que la concesión de asilo es una decisión que se toma caso por caso.

Más allá de la nuevas medidas restrictivas que Bruselas está preparando y que no se prevén adoptar en los próximos días, el portavoz de Exteriores de la UE, Peter Stano, ha destacado que los Veintisiete están al lado de los rusos que con “valentía y coraje” se oponen a las maniobras del Kremlin. “Esto demuestra que están expresando su opinión sobre las acciones del régimen de Putin en relación con su guerra ilegal”.

La Comisión Europea calcula que medio millón de ciudadanos rusos han abandonado Rusia desde el inicio de la invasión de Ucrania. “Estamos lidiando con esta situación y discutiendo cómo hacer lo mejor para mostrar nuestra solidaridad y también para garantizar la seguridad de los Estados miembros”, ha añadido el portavoz de Exteriores de la UE.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…