Detienen a futbolistas y cantantes que apoyan las protestas de las mujeres iraníes

Imagen de las protestas en Irán, este septiembre (Photo: - via AFP via Getty Images)

Imagen de las protestas en Irán, este septiembre (Photo: – via AFP via Getty Images)

Imagen de las protestas en Irán, este septiembre (Photo: – via AFP via Getty Images)

Las detenciones por las protestas desatadas por la detención y posterior muerte de Mahsa Amini se han extendido a conocidas figuras públicas, como futbolistas y cantantes, tras múltiples avisos de las autoridades iraníes a los “famosos” para que no alentaran las movilizaciones. En total, las detenciones ascienden a 1.400, según la Agencia EFE.

El exfutbolista Hosein Mahini, que jugó en el club Persépolis y en la selección nacional, ha sido arrestado “por instigar los disturbios”, informó anoche el medio Iran Front Page. Las protestas han cobrado fuerza desde que estallaron este 16 de septiembre, y ha estado protagonizada por las mujeres, que reclaman más derechos contra el régimen islamista de los ayatolás.

“Las autoridades afirman que Mahini distribuyó falsos rumores durante los disturbios en su cuenta de Twitter y animó a la gente a salir a las calles y unirse a las protestas contra el Gobierno”, según Iran Front Page. Las fuerzas de seguridad además confiscaron su teléfono móvil y ordenador portátil.

Cantantes detenidos

La cantante Mona Borzoui también ha sido detenida, según medios iraníes, después de que publicase un vídeo en el que recitaba una poesía en favor de las protestas por la muerte de Amini el viernes 16 tras ser detenida por no llevar bien el velo. “Abolir el miedo y las mentiras. Mujer, vida y libertad”, decía Borzoui en un fragmento del vídeo que colgó en Twitter.

También ha sido detenido el cantante Shervin Hajipour por una canción que escribió y difundió en redes sociales con tuits que publicaron muchos iraníes sobre las protestas, informó la BBC.

El gobernador de la provincia de Teherán, Mohsen Mansouri, avisó este jueves de que las autoridades iban a actuar contra “los famosos que avivaron las llamas de los disturbios”.

A comienzos de semana el jefe del Poder judicial, Gholamhosein Mohseni Ejei, afirmó que las figuras públicas y famosos que “abiertamente” apoyasen a los manifestantes deberían pagar por los daños ocasionados a los “bienes públicos” en las protestas.

Y es que cineastas, futbolistas y cantantes, entre otros famosos, han mostrado estos días su apoyo a los jóvenes que se echaron a las calles al grito de “Mujeres, vida, libertad” y quemaron velos e imágenes de los líderes religiosos del país.

En un partido amistoso contra Nigeria en Viena, los jugadores de la selección iraní vistieron chaquetas negras durante la interpretación del himno antes del inicio del encuentro el martes, algo que se interpretó como un apoyo a las protestas.

1.400 detenidos

Durante las movilizaciones, que comenzaron el este 16 de septiembre, al menos 1.400 personas han sido arrestadas, entre ellas conocidas figuras como Faezeh Hashemí Rafsanyaní, hija del fallecido expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní, figura clave de la Revolución Islámica de 1979.

También han sido detenidos 28 informadores, de acuerdo con el Comité de Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York. La televisión estatal iraní afirmó el 25 de septiembre de que 41 personas han fallecido, pero matizó que se trata de un recuento propio y no de las cifras oficiales. Sin embargo, la ONG Iran Human Rights, con base en Oslo, eleva esa cifra a 83.

Las protestas han bajado en los últimos días y el gobernador de la provincia de Teherán dio ayer por terminadas las movilizaciones. La Policía, junto con las basijis (milicias paramilitares leales al régimen iraní), ha reprimido las movilizaciones con el uso de porras, gases lacrimógenos, cañones de agua y, según la ONU, munición real.

Para aplacar las movilizaciones el Gobierno llevó a cabo un apagón de redes sociales y Whatsapp. En algunas zonas de Teherán hay cientos de agentes antidisturbios en las calles, que además patrullan la ciudad en motocicletas, en un tenso ambiente con roces entre las fuerzas de seguridad y los ciudadanos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Más información