Gobierno de Venezuela intensificó ataques al espacio cívico y democrático, denuncia ONU

Un nuevo informe publicado este miércoles por la Misión Independiente de la ONU para Venezuela denunció que el gobierno de Caracas intensificó los «ataques al espacio cívico y democrático» para «silenciar la oposición o crítica» al Ejecutivo de Nicolás Maduro.

La Misión Internacional Independiente de la ONU de Determinación de los Hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela investigó las acusaciones de violaciones de derechos humanos reportadas en el país entre enero de 2020 y agosto de 2023, y concluyó que tiene «motivos razonables para creer que se cometieron al menos 5 privaciones arbitrarias de la vida, 14 desapariciones forzadas de corta duración y 58 detenciones arbitrarias» en ese periodo.

Además, los expertos registraron 28 casos de tortura u otros tratos crueles contra personas detenidas, incluyendo 19 casos de violencia sexual.

(Lea también: ¿De qué manera Venezuela aprovecha las tensiones entre China y Estados Unidos?)

Protestas en Venezuela

El informe reporta al menos 5 privaciones arbitrarias de la vida.

La misión fue creada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2019 para investigar sobre las presuntas violaciones de los derechos humanos contra opositores de las cuales se acusa al gobierno de Maduro.

En su nuevo informe, el grupo subraya que desde principios de 2021 recibió «menos acusaciones de violaciones graves de derechos humanos contra personas opositoras al gobierno o percibidas como tales».

(Puede leer: ¿Logrará la oposición venezolana unificarse contra Maduro para las elecciones de 2024?)

CFonforman un aparato represivo del Estado usado con distintos niveles de intensidad

Pero este tipo de incidentes «continúan cometiéndose (…), recientemente (…) de manera más selectiva contra determinadas personas de la sociedad civil, tales como dirigentes sindicales, periodistas y personas defensoras de derechos humanos», afirmó Marta Valiñas, presidenta de la misión.

El informe acusa al Estado de recurrir a «amenazas, vigilancia y hostigamiento constantes, a la difamación y a la censura» para «sofocar a la oposición».

«En conjunto, estos dos tipos de mecanismos, ‘duros’ y ‘blandos’, conforman un aparato represivo del Estado usado con distintos niveles de intensidad, dependiendo de la naturaleza y la fortaleza de la disidencia social», dijo Francisco Cox, experto de la misión.

ANA MARÍA RODRÍGUEZ BRAZÓN
CORRESPONSAL EL TIEMPO
CARACAS
*Con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *