El cambio de estrategia de Javier Milei tras las elecciones

Desde que resultó ganador de las primarias argentinas en agosto, el libertario Javier Milei mostró su lado más desafiante y defendió sin mesura sus polémicas propuestas. Su confianza y ataques altisonantes a sus rivales aumentaron aún más en las últimas semanas, cuando se posicionó como el favorito de las encuestas y hasta se llegó a plantear su posible triunfo en primera vuelta. Por eso, la versión edulcorada que ha mostrado después de las elecciones del domingo 22 supone un giro radical en una figura a la que pocos asocian con la moderación.

Bullrich

La excandidata a la presidencia argentina por el partido Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich.

Pese a la expectativa generada en torno a Milei, el libertario obtuvo el mismo porcentaje de votos que en las primarias, lo que evidencia un estancamiento que no es una buena noticia para él con miras a la segunda vuelta presidencial. Su estrategia ahora parece ser buscar la conciliación.

Desde el domingo, el autoabanderado candidato de la lucha ‘anticasta’ se lanzó a la caza de los votos de otras fuerzas políticas, especialmente de Juntos por el Cambio (la de Mauricio Macri). En los últimos días Milei también propuso sumar a su eventual gobierno a la misma Patricia Bullrich (quien quedó de tercera en la primera vuelta y adhirió a su campaña el miércoles). “Cómo no la voy a incorporar, si ella ha sido exitosa combatiendo la inseguridad”, dijo sobre la también exministra de Seguridad del gobierno de Macri.

(Lea: Guterres critica la ‘escalada de bombardeos sin precedentes’ de Israel contra Gaza)

En su afán por sumar apoyos, el libertario también ofreció cargos a la izquierda. “Nosotros tenemos el ministerio de Capital Humano y en algunos aspectos de las áreas que entran ahí las personas que más saben de ese tema son de izquierda. Si va a aportar una solución, ¿qué me importa qué piensa sobre la teoría del valor?”, dijo en una entrevista con el canal La Nación+.

El respaldo de los votantes de Bullrich (23,8 %) sería vital para que Milei (29,9 %) supere a Sergio Massa (36,6 %), candidato oficialista y quien, según los analistas, tuvo un apoyo con tendencia de crecimiento en parte adjudicada a la campaña de miedo lanzada contra Milei.

Nuevo enfoque

Confundió la ventaja que le sacó a los partidos con la destrucción misma de todas las lógicas intrínsecas de la política

La pregunta ahora es si Milei logrará atraer a nuevos votantes hacia su discurso de kirchnerismo versus antikirchnerismo, sobre todo si se considera la vehemencia con la que atacó hasta hace pocos días a quienes hoy busca como aliados.

En su columna de opinión en el diario La Nación de Argentina, el periodista Martín Rodríguez Yebra apunta que desde que ganó las primarias Milei “confundió la ventaja que le sacó a los partidos con la destrucción misma de todas las lógicas intrínsecas de la política. Hizo una colección de enemigos con sus apariciones públicas. Atacó visceralmente a los dirigentes de Juntos por el Cambio, con la única excepción de Mauricio Macri. A Patricia Bullrich quiso demolerla al retratarla como una ‘montonera tirabombas’”, añade.

(Le puede interesar: Dos países se benefician del levantamiento de las sanciones contra gobierno de Maduro)

El politólogo argentino Santiago Rodríguez Rey afirma que el problema de Milei es que ahora “necesita una parte de la casta a la que antes denunciaba” y que, además, se ve un cierto desorden en esa búsqueda de aliados. “Hay mensajes cruzados, hay demasiadas personas de su entorno hablando, diciendo cosas similares y diferentes, ofreciendo cargos. Ese tipo de conversaciones no se hacen en público, ofrecer cargos a diestra y siniestra denota este caos interno”, dice a El Comercio.

Sergio Massa

Sergio Massa, candidato a la presidencia de Argentina, habla durante el Debate Presidencial 2023.

Mientras Milei busca votos, los propios partidos intentan fijar su posición. Rodríguez Rey apunta que se viene una división interna en Juntos por el Cambio, coalición que, además, obtuvo menos apoyo el domingo que en las primarias de agosto. Agrega que si bien puede haber mayor apetito por el voto de Juntos Por el Cambio no hay que dejar pasar que hay 10 puntos más entre el peronista no oficialista Juan Schiaretti y Miriam Bregman del Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad, los otros dos candidatos que compitieron el domingo.

(También: Nayib Bukele, presidente de El Salvador, lanza su candidatura para la reelección)

“Por más que el planteamiento de Milei ahora es kirchnerismo versus antikirchnerismo, las opciones de alianzas son muchas. Y creo que la postura que está planteando Sergio Massa es más amplia. En la Libertad Avanza se ven incluso mensajes que hablan de convocar a la izquierda y Milei no tiene opción con ellos. A la hora de hacer tratos, las charlas tienen que ser más serias que un tuit, un meme, una persona diciendo algo en el aire, que es lo que está sucediendo ahora”, apunta.

En ese escenario, añade que Milei debería dejar que pase el efecto de triunfo que hoy acompaña a Massa antes de lanzarse a ofrecer cargos y asegurar alianzas. “La única razón por la que se busca apurar los tiempos es para tener lo antes posible a los socios del lado propio, el tema es que eso no permite que se reorganicen los grupos con los que se quiere asociar”, concluye.

MILAGROS ASTO SÁNCHEZ
EL COMERCIO (PERÚ) – GDA

Más noticias ‘A Fondo’: 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *