‘Vladimir Putin descarriló todo’: estrellas rusas en el exilio por guerra en Ucrania

Antes de la invasión de Ucrania por parte de Moscú, Monetochka se estaba convirtiendo en una superestrella en Rusia.

Había lanzado dos exitosos álbumes de pop lírico, había conseguido acuerdos publicitarios con marcas como Nike y Spotify, y estaba programada para aparecer y cantar una nueva canción en la escena inicial de la adaptación de Netflix de “Anna Karenina” de Leo Tolstoi.

Pero la acción militar del Presidente Vladimir V. Putin descarriló todo. Netflix postergó la serie. Los grandes tratos publicitarios, que constituían más de la mitad de los ingresos de Monetochka, desaparecieron. Y, después de hacer una serie de declaraciones contra la guerra y huir de Rusia, fue tildada de agente extranjera en enero.

Sin embargo, Monetochka, una cantautora de 25 años —que ahora vive en Lituania y recientemente ha estado de gira por Estados Unidos— dijo que el exilio le había quitado la carga de preocuparse por lo que dice y que valía la pena el precio.

“Puedes gritar, despotricar, escribir las canciones o poemas que quieras —y esto, por supuesto, significa mucho para mí”, dijo Monetochka, o Monedita, cuyo verdadero nombre es Liza Gyrdymova.

Ella es sólo una de las muchas estrellas de la música rusa que reconstruyen sus trayectorias fuera de su tierra natal después de adoptar una postura contra la invasión. Ahora, obligados a operar a distancia de la mayoría de sus seguidores y, en muchos casos, etiquetados como traidores por su Gobierno, están adoptando itinerarios de giras que se ajustan a la nueva geografía de la diáspora rusa.

Hasta ahora, los millones de hablantes de ruso fuera de Rusia han estado manteniendo a los artistas. El 18 de noviembre, un concierto de Monetochka en Zurich reunió a casi 700 fans. Todos hablaban ruso.

En el escenario, Monetochka reconoció los cambios. “Por todas estas canciones y estos puntos de vista y creencias, amigos, me otorgaron el rango de agente extranjera”, dijo. La multitud aplaudió y ella entonó una canción criticando la censura rusa en Internet.

Para ampliar su atractivo, algunos artistas exiliados, incluyendo a Face, un rapero ruso, han considerado cambiar al inglés. Pero Monetochka, que saltó a la fama en parte gracias a la poesía de sus letras subversivas, dijo que no podía imaginarse lograr una profundidad de expresión similar en un idioma que no fuera el ruso. Planea lanzar un nuevo álbum en la primavera, que dijo reflejaría su rabia por la guerra, pero también la esperanza que sentía desde que se convirtió en madre el año pasado.

Con los escuchas de música jóvenes y conocedores de la tecnología en Rusia siempre un paso por delante de la censura gubernamental, dijo que nunca esperó perder completamente el acceso a sus fans en Rusia. Su postura pacifista también había ganado nuevos fans en Ucrania.

Mientras que los músicos rusos que apoyaron la guerra se vieron recompensados con mayor popularidad y riqueza, los que partieron han sentido impactos financieros.

Monetochka dijo que sabía que sus ingresos se verían afectados. Ahora está más de gira y se presenta en lugares más pequeños. Dijo que también estaba considerando ir más allá de la música y montar obras teatrales que estarían subtituladas para quienes no hablan ruso.

Pero por ahora, dijo, todavía gana lo suficiente con los conciertos y el streaming para producir nueva música —y eso es lo que importa.

“Todos los que conozco después de esta reubicación sienten una oleada de inspiración”, dijo. “Y repito, esto es lo más importante —no el dinero, sino las canciones”.

Por: PAUL SONNE y ALEX MARSHALL

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *