Guerra contra el narco y generación de empleo, claves de la ayuda de EE. UU. a Ecuador

Ecuador y Estados Unidos acordaron reforzar su cooperación en la guerra contra el narcotráfico, ampliar el acceso a mercados y aumentar las inversiones con miras a generar empleo en este país latinoamericano golpeado por cuenta del crimen organizado.

El anuncio lo hizo la canciller ecuatoriana, Gabriela Sommerfeld, tras una cumbre con altos funcionarios estadounidenses que se inició este lunes en Quito y se extenderá hasta mañana. A la cita acudieron el asesor presidencial especial para las Américas, Christopher Dodd; la comandante del Comando Sur, Laura Richardson, y el subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos Antinarcóticos, Christopher Landberg.

De acuerdo con la presidencia ecuatoriana, “ambas partes acordaron incrementar la cooperación en seguridad y defensa”. Sommerfeld agregó que para su país “es una prioridad la ampliación al acceso a mercados (…) así como la atracción de inversiones y de financiamiento” con miras a generar un “ecosistema de prosperidad” en Ecuador.

Para la Canciller, la visita de altas autoridades estadounidenses “es una señal política potente y concreta de respaldo de Estados Unidos a la gestión del presidente Daniel Noboa en el conflicto armado no internacional contra el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado transnacional”.

Además, Washington confirmó este martes la entrega de más de 20.000 chalecos antibalas y donaciones de más de un millón de dólares en equipos críticos de seguridad y respuesta a emergencias, incluidas ambulancias y vehículos de apoyo logístico de defensa.

Estados Unidos también anunció que, en los próximos días, el FBI aumentará su personal en el país para apoyar a la Policía Nacional y la Fiscalía, reza el comunicado de la Embajada de Estados Unidos en Ecuador.

De otro lado, el Departamento de Seguridad Nacional está desplegando personal para apoyar la capacitación continua de la policía y los fiscales. Así mismo, para ofrecer apoyo adicional en análisis forense digital y otros análisis críticos “para atacar a miembros de pandillas, redes de narcotráfico y funcionarios corruptos; y proporcionar capacitación clave y asistencia técnica con respecto a la protección de funcionarios”.

Esta es la segunda ocasión que Dodd y Richardson visitan Ecuador, que enfrenta desde hace dos semanas una embestida de mafias ligadas a carteles mexicanos y colombianos tras la fuga el 8 de enero de Adolfo Macías, alias Fito, jefe de la banda de Los Choneros.Todos estos anuncios ocurren en medio de la violencia que azotan al Ecuador, la cual escaló cuando un grupo de delincuentes se tomó con armas un canal de televisión durante una transmisión en vivo el pasado 9 de enero.

Daniel Noboa y funcionarios de EE. UU.

Daniel Noboa se reunió con Laura Richardson y Christopher Dodd.

Foto:

Presidencia de Ecuador. AFP

El Ejecutivo declaró un conflicto armado interno y ordenó una lucha sin tregua contra bandas narco a las que calificó de “terroristas”.

De hecho, las autoridades aseguraron este martes que los homicidios diarios se han reducido de 27 a 11 desde que militares fueron desplegados en las calles hace dos semanas.

A raíz de la declaratoria de un estado de excepción, hay “una tendencia a la baja en las muertes violentas, teniendo un promedio 10,8 (crímenes) diarios”, dijo en rueda de prensa conjunta el comandante de la policía, César Zapata. Agregó que entre el 1 y el 8 de enero, la media de asesinatos fue de 27,6 por día.

El presidente Daniel Noboa movilizó a las fuerzas militares e implantó un toque de queda nocturno por 60 días tras conocerse la fuga de alias “Fito”.

Durante ese periodo se han incautado 1.087 armas de fuego, 1.383 armas blancas, 169 alimentadoras de armas, más de 48.200 balas y cerca de 5.000 explosivos. Las fuerzas del orden de Ecuador han decomisado también más de 35,7 toneladas de drogas y más de 23.200 dólares en efectivo. Y de acuerdo con el balance del Ejecutivo, en estos quince días hubo trece atentados a infraestructuras públicas y privadas y otros trece a establecimientos policiales.

A propósito, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Jaime Vela, aseguró este martes que sus tropas están cada vez “más cerca de Fito”.

“Cada vez estamos más cerca y seguramente Fito lo está sintiendo”, dijo en una rueda de prensa conjunta con el comandante de la Policía, César Zapata, en la que anotó que Estados Unidos y Colombia apoyan en aspectos de inteligencia en este tipo de trabajo con el bloque de seguridad.

Sobre los familiares de “Fito” expulsados la semana pasada de Argentina, entre ellos su esposa, Inda Peñarrieta, Vela dijo que al no haber ningún proceso judicial en contra son “personas libres”, aunque sí tienen vigilancia sobre ellos.

*Con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *