‘Killers of the Flower Moon’: la película que tiene altas expectativas en aficionados

En la universidad, Lily Gladstone estudió la historia de actores indígenas estadounidenses en Hollywood. Ahora, ella la está escribiendo.

La actriz de 37 años protagoniza “Killers of the Flower Moon” (Los Asesinos de la Luna), un drama de época dirigido por Martin Scorsese en el que interpreta a Mollie Burkhart, una mujer indígena osage cuyos familiares son asesinados sistemáticamente por su marido (Leonardo DiCaprio) y el tío de él (Robert De Niro) en un intento por apoderarse de las tierras ricas en petróleo de su familia en Oklahoma.

Esa actuación le ha valido a Gladstone el premio a Mejor Actriz del Círculo de Críticos de Cine de Nueva York y los Globos de Oro, y ha sido nominada a los próximos Premios de la Academia y a los Premios del Gremio de Actores.

También ha sido muy buscada para mesas redondas y eventos, y ha aprovechado esas oportunidades con tal dominio —al echar mano de su plataforma para amplificar otras voces e inquietudes indígenas— que uno nunca sabría que no estaba acostumbrada a ello, o que durante mucho tiempo, titubeó para involucrarse con Hollywood.

“Esto ha sido como salir disparada de un cañón”, expresó Gladstone. “Mi papá fabrica calderas, mi mamá era maestra. Me crié en una reserva indígena y asistí a una escuela pública”.

Gladstone es la primera indígena estadounidense nominada al Premio de la Academia a Mejor Actriz. De ganar, se convertiría en la primera actriz nativa americana en ganar un Oscar por actuación competitiva.

En un evento de Elle en diciembre que celebraba a las mujeres en Hollywood, Gladstone fue honrada junto con Jennifer Lopez, America Ferrera y Jodie Foster, pero se sintió particularmente emocionada de conocer a la académica Stacy L. Smith, cuyo grupo de expertos de la Universidad del Sur de California, la Iniciativa de Inclusión Annenberg, recién había publicado un reporte sobre la representación de los indígenas estadounidenses en Hollywood.

Después de analizar mil 600 películas estrenadas entre el 2007 y el 2022, Smith halló que la cantidad de papeles con diálogos para actores indígenas estadounidenses era menos del 0.25 por ciento de todos los papeles catalogados.

Un papel protagónico como el de Gladstone en un largometraje del tamaño de “Killers” no tiene precedentes, al grado que Smith subtituló su reporte, “El Efecto Lily Gladstone”.

Gladstone reconoció que la intensidad de los reflectores en la temporada de premiaciones a veces puede ser abrumadora. “Sé que toda esta atención en mí ahorita significa mucho más que sólo yo”, declaró.

Cuando era niña en la Reserva Blackfeet en el noroeste de Montana, había una semana que Gladstone esperaba con ansias durante todo el año, cuando el Teatro Infantil Missoula llegaba a la reserva y presentaba a niños locales en una producción que toda la comunidad iba a ver.

“Me hacían mucho bullying de niña, en parte porque simplemente era torpe”, recordó Gladstone. “Pero esa semana del año, yo era genial”.

Cuando tenía 20 años, muchos de sus amigos actores se mudaron a Nueva York o Los Ángeles, pero ella era reacia a hacerlo. Pasó sus años de posgrado en Montana, haciendo teatro y rentando sótanos con artistas de ideas afines. Aunque Gladstone no estaba segura de ir a Hollywood, al final, Hollywood vino a ella.

“Me conozco a mí misma y sé que soy difícil de elegir a un reparto”, comentó la actriz. Parte de esto se debe a que es mestiza: su padre es indígena blackfeet y nez perce, su madre es blanca. Pero también hay otro aspecto.

“Supongo que es como ser de género medio”, señaló Gladstone, quien usa los pronombres “ella” y “ellos”. “Siempre he sabido que me siento cómoda afirmando que soy mujer, pero cuando estoy en un grupo de puras mujeres, más que nunca siento que tampoco lo soy por completo”.

Después de que “Killers” recibiera una ovación de pie en el Festival de Cine de Cannes en mayo, un fragmento de la conmovida reacción de Gladstone ante los aplausos obtuvo millones de visitas.

Gladstone confesó que había visto el video de Cannes “unas mil veces”. Pero el momento trató sobre más que sólo ella: recordó a su coprotagonista indígena William Belleau lanzando un grito de guerra durante la ovación y cómo el aplauso para las mujeres que interpretaban a sus hermanas —Cara Jade Myers, JaNae Collins y Jillian Dion— provocaron que Gladstone soltara un trino. No fue sólo una celebración. Fue una liberación.

“Cualquiera que sea ese sistema opresivo que a veces se desarrolla con los gobiernos coloniales, ese momento de trascendencia para todos nosotros, esos son los momentos de sanación”, apuntó Gladstone.

Por: KYLE BUCHANAN
The New York Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *