Cese el fuego, dejar el secuestro y un fondo multidonante, las claves del nuevo acuerdo de Colombia con ELN 

El gobierno colombiano y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) culminaron una nueva ronda de conversaciones en busca de un acuerdo de paz, en la que acordaron ampliar por otros 180 días más el cese el fuego bilateral, vigente desde agosto de 2023, y que de cumplirse implicaría un compromiso de renunciar a la violencia por un año.

El cierre del sexto ciclo de negociaciones que se desarrolló en La Habana, Cuba, también dejó otro histórico acuerdo: las dos delegaciones anunciaron que el grupo rebelde se compromete por seis meses a suspender las “retenciones de carácter económico”, la forma como el ELN se refiere al secuestro extorsivo de la población civil.

Esta es una decisión insólita en la historia de los alzados en armas, y por la que las negociaciones se vieron en su mayor crisis en octubre, tras el secuestro del padre del futbolista Luis Díaz, que generó el repudio de la sociedad civil.

A esto se sumó el anuncio de la creación de un «fondo multidonante” para financiar con recursos el proceso de paz, una medida que nunca se había anunciado en medio del curso de unas conversaciones de paz.

La Voz de América consultó a expertos sobre la culminación del sexto ciclo, la ampliación del cese el fuego, el fin del secuestro y qué futuro pueden tomar las conversaciones.

Los secuestros, uno de los obstáculos de la negociación

El secuestro ha sido una de las mayores dificultades por las que ha pasado el proceso de diálogos con esta guerrilla, que se había mantenido firme en su posición de seguir con esta práctica delictiva que va en contra del Derecho Internacional Humanitario, como una de sus formas de financiación.

El grupo negociador del gobierno colombiano le había reiterado al grupo que consideraban “inaceptables las justificaciones para seguir secuestrando”.

En ese sentido, para Néstor Rosanía, director del Centro de Estudios de Seguridad y Paz, este acuerdo supone un “avance” significativo del proceso por la crisis que generó el secuestro del Manuel Díaz.

“Es un avance histórico porque el ELN nunca había querido decir nada frente al tema del secuestro, la retención con fines económicos como ellos lo llaman. Siempre decían que eso iba a ser un tema al final de la negociación, que ese era su medio de financiación y que el secuestro no estaba dentro de la agenda al inicio ni en el medio entonces histórico por el comando central de esa guerrilla lo asume porque hasta hace poco defendían esa práctica”, destacó Rosanía.

Según un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, el secuestro es el delito más cometido por el grupo insurgente. En 2023 fueron 16 las víctimas y fue uno de los puntos más complejos en la mesa de diálogos.

Además, de los 50.000 secuestros que documentó la Comisión de la Verdad en el marco del conflicto armado interno en Colombia de 1990 a 2018, el ELN fue responsable del 19 % de casos ocurridos con más de 9.000 actos cometidos.

Por otra parte, para Tatiana Prada, investigadora de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), “todo lo que ocurrió con el secuestro del señor Manuel Díaz el año pasado, que puso en evidencia que había muchas otras personas secuestradas a manos del ELN, pues obligó al gobierno a cuestionar cómo eran esos repertorios de acción del ELN en medio del cese el fuego”.

Además agregó que “se espera que en los próximos ciclos de diálogos se trabaje en la liberación de los secuestrados porque es un punto que ha quedado claro para la delegación del gobierno y la ciudadanía, porque el tema del secuestro es muy importante para la sociedad civil”.

Negociaciones y el cese el fuego

El gobierno y el ELN iniciaron en Cuba a fines de enero la sexta ronda de la mesa de diálogos de paz, en medio de la incertidumbre generada por la prolongación de un cese al fuego, la prórroga del mismo suponía el punto fundamental de las reuniones en La Habana, por las diferencias que se habían generado entre las partes para mantenerlo.

Según un informe del Indepaz, desde que entró en vigor el cese al fuego el 3 de agosto de 2023, hubo una disminución de las acciones de violencia por parte del grupo, sin embargo, informó que el ELN cometió 59 acciones, de los cuales 33 fueron ataques directos a la población civil.

Para Prada, la prolongación del cese al fuego era “importante” por el “riesgo” que había en la mesa de diálogos de anunciarlo tan temprano en una negociación porque “genera” más expectativa en la opinión pública para que se mantenga.

“Hubo muchos motivos que dificultan llegar a esta prórroga porque había cuestionamientos de lado y lado respecto al cumplimiento, en particular el secuestro del padre de Luis Díaz, que obligaron al gobierno a cuestionar cómo eran esos procesos de cumplimiento del cese al fuego y cómo esas acciones como el secuestro podrían ser consideradas como violaciones al cese al fuego”, explicó Pireto a la VOA.

No obstante, para Rosanía, a pesar de que ha sido difícil avanzar en la construcción de paz con este grupo, para el proceso es necesario “empezar” a mostrar resultados concretos por el “estrés” que podría generar en la opinión pública por la falta de resultados.

“El principal reto a futuro es que la mesa empiece a entregar resultados. Este proceso, a diferencia del que llegó a feliz término con las FARC, es que en aquel proceso cuando se cerraba un punto se hacía público y había una hoja de ruta clara en lo que se avanzaba y con el ELN no existe porque no se entregan detalles concretos en lo que se avanzó”, comentó Rosanía a la VOA.

Un fondo multidonante

En la clausura del sexto ciclo, las delegaciones información de la creación de un fondo multidonante que busca reccaudar recursos para la financiación del proceso de paz, que busca recursos para cubrir las acciones humanitarias, la implementación de los puntos en los que el gobierno y el ELN logren acuerdos y viajes a los territorios donde tiene influencia el grupo.

“Está el nuevo reto que plantea la creación de un fondo para la paz, vendrá un concurso muy importante de países donantes y es un fondo que busca por primera vez crear condiciones para la paz, se trata de crear condiciones financieras para que se cumplan los acuerdos desde ya”, dijo a la VOA el senador oficialista Iván Cepeda, que integra la delegación del gobierno en las conversaciones de paz.

En ese orden, para Prada, culminado este ciclo, es importante ver el resultado de los procesos y dónde deberán llegar los insumos para la validación de lo acordado.

“Cada vez se posiciona el tema de las zonas críticas y sería importante ver cómo se va a conducir acción humanitaria e institucional en estos lugares donde tiene influencia el ELN porque lo importante ahora sería ver que todos esos acuerdos que se están logrando puedan ser trasladados al territorio nacional a plenitud”, indicó Parada a la VOA.

El ELN es la última guerrilla en Colombia, el gobierno ha adelantado hasta el momento seis ciclos de conversaciones con este grupo en Venezuela, México y Cuba. Está previsto que la mesa se vuelva a reunir para una séptima etapa en Caracas en el mes de abril.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.