La disputa del Clan del Golfo y el Tren de Aragua se extiende en más zonas de Bogotá 

Una alerta de la Defensoría del Pueblo de Colombia señaló que en la capital colombiana, el Tren de Aragua, la megabanda criminal de origen venezolano que se ha expandido por varios países latinoamericanos, y el Clan del Golfo, la principal banda delincuencial de Colombia, se disputan el control territorial y los negocios ilegales de varias zonas de Bogotá.

De acuerdo con la Defensoría, la presencia e injerencia de estas dos organizaciones criminales en nuevas zonas de Bogotá, se ha configurado a través de amenazas de muerte, homicidios selectivos, masacres, desapariciones forzadas y extorsiones.

En ese sentido, según cifras de la fundación Paz y Reconciliación (Pares), durante el 2023 Bogotá vio un incremento en las cifras del delito de la extorsión, con un aumento del 22 % respecto a las cifras del año anterior.

Para Pares esto obedece, en gran parte, al crecimiento de bandas ilegales como el Clan del Golfo, el ELN, las disidencias de las FARC, los Paisas, los Maracuchos, y el Tren de Aragua, que de acuerdo al estudio “habría alcanzado un fortalecimiento en la ciudad a pesar de los reiterados operativos de las autoridades en su contra”.

El narcotráfico —particularmente el control del negocio de microtráfico, que es el comercio de drogas a pequeña escala— es la causa principal de la disputa entre estas dos organizaciones del crimen, que persiste en localidades de Bogotá como Los Mártires, Santa Fe, Puente Aranda y La Candelaria, y se ha extendido a zonas como Antonio Nariño, Tunjuelito, Chapinero, Teusaquillo y Barrios Unidos.

En ese sentido, para investigadores de Pares, que han seguido de cerca las dinámicas de estos grupos criminales y que han pedido mantener su nombre bajo reserva, el aumento de estas disputas por el territorio en Bogotá se debe, principalmente a que se “subestimó” la presencia del Tren de Aragua y en la actualidad es un actor “relevante” que representa una “amenaza real” para la seguridad.

“El Tren de Aragua ha crecido en Colombia, esto se podría sintetizar en una frase muy popular llamada: ‘se creció el enano’. Es un actor armado que se subestimó y empezó a pasar desapercibido y hoy día es un actor armado muy relevante que ha afectado las dinámicas de seguridad no solo de las regiones fronterizas con Venezuela, sino que también se han visto sus estragos en Bogotá”, explicó a la VOA el investigador de Parees a quien le protegemos la identidad.

Según la Defensoría, las personas están siendo víctimas de métodos y medios que generan terror en la población civil, tales como panfletos, llamadas intimidantes, videos o correos electrónicos amenazantes. Considerando este panorama, desde Pares afirman que esto se da porque estos grupos buscan el dominio “exclusivo” de las zonas y utilizan métodos como “el miedo a través de tortura, la difusión de videos mientras se tortura y todo tipo de actos violentos”.

«A grupos como el Tren de Aragua no hay que subestimarlos, porque se pensó que era una pequeña pandilla hoy en día es una banda transnacional que ha hecho estragos en muchos países, y el hecho de que se le reconozca como un actor criminal no significa que haya que darles reconocimiento político, entonces el hecho de reconocerlo como actor criminal permitirá asumir unas directivas más claras sobre cómo combatirlas y sobre todo cómo erradicar esa violencia que generan en las ciudades», agregó.

Por otra parte, para José Orlando Carrillo, especialista en temas de seguridad, en la actualidad Bogotá está enfrentando una difícil situación de inseguridad por el poder que han conseguido en algunas zonas estos grupos.

“En Bogotá se venían negando la presencia de estos grupos ilegales, es una ventaja que hoy al menos para poder iniciar un proceso de transformación el nuevo alcalde está diciendo que tenemos un problema de inseguridad en Bogotá y reconocerlo es vital, y dentro de ese problema están estas bandas como el Tren de Aragua y el Clan del Golfo por la lucha de territorios”, dijo Carrillo en entrevista con la Voz de América.

En ese orden, agregó Carrillo, las disputas territoriales entre estas organizaciones puede obedecer a la culminación de los pactos, alianzas o convenios para expandirse y ahora quieren mantener un control exclusivo de estas zonas.

“La cooperación y alianzas para expandirse y fortalecerse, entonces podríamos estar viendo que las dos organizaciones quieran controlar individualmente estos territorios. Otro planteamiento es que en las últimas semanas se han logrado desarticular algunos miembros fuertes, principalmente del Tren de Aragua, y esos territorios quedan solos y allí es donde entraría el Clan del Golfo a intentar apoderarse de ellos”, afirmó Carrillo.

Por último, para la Defensoría las personas más susceptibles a ser instrumentalizadas por estas organizaciones SON la población socialmente estigmatizada, como recicladores y carreteros, personas dedicadas a actividades sexuales en contextos de prostitución, migrantes venezolanos y consumidores de sustancias psicoactivas.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.