¿Cuál es el éxito de una escuela inglesa? Parece sencillo, sólo es tener disciplina

LONDRES — Cuando la maestra inició la cuenta regresiva, los estudiantes descruzaron los brazos e inclinaron la cabeza.

“Tres. Dos. Uno”, dijo la maestra. Las plumas bajaron y todos los ojos se volvieron hacia la maestra. Bajo una política que involucra sentarse erguido, inclinarse hacia adelante, hacer y responder preguntas, asentir con la cabeza y seguir al hablante, los alumnos, de 11 y 12 años, tenían prohibido mirar hacia otro lado.

Más tarde, los estudiantes caminaron rápida y silenciosamente en fila a la cafetería. Allí gritaron un poema —”Ozymandias”, de Percy Bysshe Shelley— en coro y luego comieron durante 13 minutos mientras conversaban sobre el tema obligatorio de la comida ese día: cómo sobrevivir a un caracol asesino superinteligente.

En la década desde que la Michaela Community School abrió sus puertas en Londres, la escuela secundaria financiada con fondos públicos, pero administrada de forma independiente, se ha convertido en líder de un movimiento convencido de que los niños de entornos desfavorecidos necesitan una disciplina estricta, aprendizaje de memoria y entornos controlados para tener éxito.

“¿Cómo logran las personas que provienen de antecedentes pobres tener éxito en sus vidas? Bueno, tienen que trabajar más duro”, dijo Katharine Birbalsingh, quien se autoproclama “la directora más estricta de Gran Bretaña” en sus perfiles de redes sociales.

“Los niños anhelan disciplina”, añadió.

Si bien algunos detractores consideran opresivo el modelo de Birbalsingh, su escuela tiene la tasa más alta de progreso académico en Inglaterra, revela una métrica gubernamental de alumnos entre 11 y 16 años, y su enfoque se está volviendo cada vez más popular.

En un número cada vez mayor de escuelas, los días están marcados por rutinas estrictas y castigos por infracciones menores, como olvidar un estuche de lápices. Los pasillos están en silencio ya que los estudiantes tienen prohibido hablar con sus compañeros.

Birbalsingh sostiene que los niños ricos pueden darse el lujo de perder el tiempo en la escuela porque “sus padres los llevan a museos y galerías de arte”, mientras que para los niños más pobres, “la única manera de conocer algo de la historia romana es si estás en tu escuela aprendiendo”. Aceptar el más mínimo mal comportamiento o adaptar las expectativas a las circunstancias de los estudiantes, afirmó, “significa que no hay movilidad social para ninguno de estos niños”.

En su escuela, muchos estudiantes expresaron su gratitud cuando se les preguntó sobre sus experiencias, incluso los castigos que recibieron.

Leon, de 13 años, dijo que inicialmente no quería ir a la escuela, “pero ahora estoy agradecido porque de lo contrario no sería tan inteligente como lo soy ahora”.

Pero algunos educadores dicen que controlar tan minuciosamente el comportamiento de los alumnos puede producir excelentes resultados académicos, pero no fomenta la autonomía ni el pensamiento crítico. Los castigos severos por infracciones menores también pueden cobrar un precio psicológico, afirman.

Lucie Lakin, directora de la escuela Carr Manor en Leeds —que no sigue el modelo de cero tolerancia— dijo que se dio cuenta de que el enfoque se estaba extendiendo cuando un número creciente de estudiantes se matriculó en su escuela después de haber sido expulsados. Su escuela obtiene altos puntajes académicos, pero dijo que ese no es el único objetivo de la educación.

“¿Estás hablando de que los resultados de la escuela son exitosos o estás tratando de formar adultos exitosos?”, preguntó. “Ese es el camino que debes elegir”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *