Hombre se asomó para revisar balacera en casa de su vecino y murió por un disparo

La intención de saber qué ocurría en casa de su vecino terminó costándole la vida a un hombre de 33 años en Brasil. Bruno Júnior recibió un tiro en la cara luego de que se asomara a la casa de su vecino, en el distrito de Pirapó, en Apucarana , norte de Paraná, al escuchar un gran escándalo y disparos.

Los momentos en que Júnior se subió a una mesa para indagar qué estaba ocurriendo en la casa de su vecino, y cuando cayó tras ser baleado, quedaron registrados en una cámara de seguridad.

Por las imágenes se puede deducir que el trágico hecho ocurrió en horas de la noche, del pasado 9 de marzo. El portal g1 Globo reportó que testigos aseveraron que escucharon disparos en la casa vecina, donde se estaba celebrando una fiesta.

La Policía Militar le informó al medio en mención que el tirador fue identificado como Agnaldo da Silva Oroski, de 41 años, quien huyó tras dispararle a su vecino, pero se entregó a las autoridades dos días después. Su captura fue ordenada el pasado miércoles, 13 de marzo, y está recluido en la cárcel pública de Londrina.

Vecino alega que actuó en ‘defensa propia’

Ante las autoridades, Agnaldo sostuvo que actuó en defensa propia porque pensó que su casa estaba siendo invadida.

«Habría oído ruido en el tejado, por lo que habría salido con el arma en la mano. En ese momento, habría visto a un hombre intentando saltar su muro», dijo André García, vocero de las autoridades.

Júnior se subió a un muro para indagar que pasaba.

Foto:Captura de video g1 Globo

Los testigos dieron una versión diferente a la de Agnaldo. Aseveraron que el tirador había disparado varias veces antes de alcanzar a Júnior.

La policía incautó en la casa de Agnaldo el arma utilizada en el hecho, una pistola 380, además de escopetas y municiones.

El sospechoso podría ser considerado responsable por homicidio calificado, inútil, y por un recurso de apelación que dificultó la defensa de la víctima, según André García.

REDACCIÓN ÚLTIMAS NOTICIAS

También puede leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *