¿Quién es la líder de junta directiva de Tesla?

Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla, constantemente aparece en las noticias y transmite sus opiniones en su sitio de redes sociales, X. Pero la compañía de automóviles eléctricos tiene otra líder, que mantiene un perfil mucho más bajo.

Durante más de cinco años, el consejo directivo de Tesla ha estado presidido por Robyn M. Denholm, una ejecutiva de tecnología que rara vez habla en público fuera de su Australia natal y casi nunca publica nada sobre X.

Para algunos analistas e inversionistas, Denholm es la “adulta en la habitación” que ha ayudado a Musk a convertir a Tesla en el fabricante automotriz más valioso del mundo. Pero para sus detractores, ha fracasado en su labor más importante: servir como control para Musk.

En enero, una juez de Delaware criticó duramente el liderazgo de Denholm al anular el paquete de compensación de Musk del 2018, que tiene un valor de más de 50 mil millones de dólares. Denholm adoptó un “enfoque indiferente a sus obligaciones de supervisión” en Tesla, dijo la canciller Kathaleen St. J. McCormick del Tribunal de Cancillería de Delaware.

La juez también cuestionó si Denholm podría ser independiente de Musk, porque sus labores en el consejo directivo de Tesla le había reportado más de 280 millones de dólares. Eso excede con creces lo que otras grandes empresas estadounidenses como Apple y Alphabet, la matriz de Google, pagan a los presidentes independientes de sus consejos.

“Musk opera como si estuviera libre de la supervisión del consejo directivo”, dijo la juez en su fallo. Musk criticó el fallo y dijo que planeaba pedir a los accionistas que autorizaran a Tesla trasladar su incorporación a Texas, donde tiene su sede. El fallo también significa que la junta debe diseñar un nuevo paquete salarial para él.

Por otra parte, dos semanas antes del fallo de Delaware, Musk exigió que el consejo directivo de Tesla aumentara significativamente su control sobre la empresa si quería que continuara desarrollando productos basados en inteligencia artificial. Denholm no ha dicho nada públicamente sobre estos asuntos.

Denholm, de 60 años, ha pasado más de 40 años en puestos operativos y financieros en grandes empresas de Australia, incluyendo Toyota, y en Estados Unidos.

No conocía a Musk antes de 2014, cuando un miembro del consejo directivo de Tesla la reclutó, según documentos legales. Si bien en entrevistas ha elogiado la visión, la disciplina y la resiliencia de Musk, en su mayoría ha evitado hablar de él o de sus comentarios erráticos en X.

Conor Wynn, experto en toma de decisiones corporativas en la Universidad de Monash, en Melbourne, Australia, dijo que Musk podría haber elegido a Denholm porque era muy diferente a él y tenía habilidades que él quizás no tenía. Pero otros expertos dijeron que la labor de Denholm no era sólo complementar a Musk.

“Se esperaba que ella fuera el adulto en la habitación, posiblemente incluso una figura materna que pudiera domesticar a este niño salvaje”, dijo Jo-Ellen Pozner, profesora asociada de administración en la Universidad de Santa Clara, en California. “Eso claramente no ha sucedido”.

Pero, dijo Pozner, es posible que Denholm no haya podido manejar a Musk porque casi todos los demás directores tienen vínculos personales o financieros con él. Un miembro del consejo es su hermano, Kimbal.

Por: NATASHA FROST 
y JACK EWING

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *