Rescatan los cuerpos de dos de las víctimas del derrumbe del puente en Baltimore

Las autoridades de Maryland, Estados Unidos, rescataron este miércoles los cuerpos de dos de las seis personas que fueron reportadas como desaparecidas al derrumbarse el puente Francis Scott Key de Baltimore tras la embestida de un carguero que perdió el control. 

La Policía anunció en una rueda de prensa que las víctimas de la tragedia del puente fueron encontradas sobre las 10 de la mañana de este miércoles al interior de una camioneta roja que quedó atrapada a siete metros de profundidad. 

Según el coronel Roland L. Butler Jr, de la Policía de Maryland, los cuerpos corresponden a Alejandro Hernández Fuentes, ciudadano mexicano de 35 años; y a Dorlian Ronial Castillo Cabrera, de 26 años y originario de Guatemala.

Las autoridades no tenían claro hasta ahora si en el momento del accidente había algún vehículo en el puente, dado que la policía cortó su circulación cuando recibió la alerta de que el buque iba a chocar contra la infraestructura.

La Policía también aseguró que la misión de recuperación de los cuerpos de las cuatro personas que aún permanecen desaparecidas se ha dificultado debido a que no es seguro para los buzos navegar entre los escombros del puente.

La búsqueda de los demás cuerpos fue suspendida «hasta nuevo aviso», dado que pronostican que este jueves el clima tampoco será favorable para las labores de inmersión.

Los restos del puente Francis Scott Key permanecen sobre el carguero Dali.

Foto:EFE

Y es que los socorristas trabajan en condiciones difíciles: «temperaturas gélidas, marea alta, vientos fuertes y trozos de metal retorcidos», dijo más temprano el gobernador del estado de Maryland, Wes Moore. En medio de la niebla y el frío, hay barcos de la guardia costera y de la policía desplegados muy cerca de los escombros y del portacontenedores averiado.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, en inglés) informó además que ya tiene en su poder la caja negra del barco, que está siendo analizada.

El buque, por su parte, sigue varado con 4.700 contenedores a bordo, 56 de ellos con material peligroso, aunque «no suponen un peligro público», y las autoridades trabajan para retirarlo de la zona con el fin de abrir el tráfico fluvial lo antes posible.

El Departamento de Transporte relató que tiene cuatro prioridades: reabrir el puerto, ocuparse de las interrupciones en la cadena de suministro hasta su reapertura, reconstruir el puente y ocuparse de las implicaciones para el transporte terrestre hasta que se reconstruya.

«Todavía no conocemos completamente la condición de las partes del puente que aún están en pie o que tienen infraestructura debajo de la superficie del agua, por lo que la reconstrucción no será rápida, fácil, ni barata, pero lo lograremos», dijo el secretario de Transporte estadounidense, Pete Buttigieg.

El accidente en el puente Francis Scott Key de Baltimore ocurrió en la madrugada del martes (1:30 a. m., hora local) cuando el portacontenedores Dali, con bandera de Singapur, chocó con uno de los pilares en el segmento central del puente y causó el derrumbe de toda la estructura sobre la cual una cuadrilla de trabajadores hacía reparaciones. 

El «MV Dali», un buque de 300 metros de eslora, navegaba hacia Sri Lanka. Es operado por la compañía naviera Synergy Group y estaba fletado por el gigante naviero danés Maersk. 

La autoridad portuaria de Singapur informó el miércoles que el buque pasó dos inspecciones en 2023 y que en junio se reparó un manómetro de control de presión de combustible defectuoso.

En las primeras horas los servicios de emergencia rescataron a dos personas, una de ellas gravemente herida, pero por la noche las autoridades dieron por muertos a los seis desaparecidos.

Bomberos de la ciudad de Baltimore.

Foto:EFE.BOMBEROS DE LA CIUDAD DE BALTIMORE

Las identidades de la mayoría de los fallecidos no fueron informadas, pero sí sus nacionalidades: dos mexicanos, un salvadoreño, un hondureño y dos guatemaltecos, quienes se encontraban realizando labores de reparación en el puente cuando este fue embestido por el buque. 

Hasta ahora, solo se conocía oficialmente el nombre de dos de los fallecidos gracias a la información aportada por sus familiares a los medios de comunicación: el salvadoreño Miguel Luna y el hondureño Maynor Suazo, ambos inmigrantes de origen humilde que llevaban más de una década en Estados Unidos. 

Mientras, en la rueda de prensa diaria, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que uno de los dos supervivientes que fueron rescatados era también mexicano.

Búsqueda de los cuerpos de las víctimas después de que el carguero Dali colisionó con el puente Francis Scott Key.

Foto:Getty Images via AFP

El impacto económico de la caída del puente en Baltimore

Con el acceso al puerto bloqueado por los escombros del puente, el transporte marítimo está «suspendido hasta nuevo aviso».

Así, una de las principales preocupaciones de las autoridades estadounidenses es el efecto que el bloqueo del puerto tendrá en la cadena de suministro dada la importancia de Baltimore para los sectores del automóvil, la maquinaria pesada agrícola y de construcción y el transporte de carbón. 

El puerto de Baltimore es un centro de distribución por el que circulan anualmente 52,3 millones de toneladas de productos, incluidos 850.000 vehículos.

Contenedores marítimos en la terminal marítima Sea Girt del puerto de Baltimore.

Foto:EFE

El secretario de Transporte de Estados Unidos no pudo concretar el coste del colapso del puente, en la entrada del puerto de Baltimore, pero explicó que el valor de las mercancías que circulan cada día por las instalaciones portuarias son de entre 100 y 200 millones de dólares al día. 

A esas cifras se suman dos millones en salarios diarios de los estibadores que en estos momentos siguen trabajando en una docena de barcos que ya se encontraban en los muelles antes del bloqueo del puerto.

(Tras el accidente) habrá trastornos en la cadena de suministro

El presidente Joe Biden prometió que el puente, inaugurado en 1977 con el nombre del autor de la letra del himno nacional estadounidense, sería reconstruido. 

Para adelantarse a las aseguradoras y ganar tiempo, Biden quiere que «el Estado federal pague todo el coste de la reconstrucción». Porque este puente de cuatro carriles y 2,6 kilómetros de longitud está situado en un eje norte-sur crucial para la economía de la costa este de Estados Unidos.

Ryan Sweet, economista jefe de Oxford Economics, le dijo a la AFP que «habrá trastornos en la cadena de suministro» pero no prevé efectos macroeconómicos «porque hay muchos puertos importantes muy cerca de Baltimore».

*Con AFP y EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *