¿Después de Ucrania, qué sigue en los planes de Putin? La lista de países europeos amenazados en plenas elecciones de la UE

La Unión Europea que salga de las urnas este 9 de junio, donde los ciudadanos de los países del bloque elegirán a sus representantes como diputados al Parlamento Europeo, y de los nombramientos de altos cargos durante el verano tendrá prioridades diferentes a la actual debido a que la invasión de Rusia a Ucrania lo cambió todo.

Miembros del batallón siberiano de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Foto:AFP

La guerra en suelo europeo conlleva además a todo el correlato de riesgos y peligros que van desde el freno al comercio de insumos fundamentales como la energía, hasta una carrera de armamentos que no se veía desde la Guerra Fría. Bajo este panorama, la Unión Europea deberá revisar qué riesgos corre, como cuando los ministros de energía del bloque pidieron en marzo pasado a la Otán ayuda para proteger sus infraestructuras submarinas.

Sin embargo, no todos los países europeos corren los mismos riesgos. Analizamos las claves de la situación en Europa por cuenta de los conflictos que tienen en jaque la seguridad de la mayoría de países.

​(Le puede interesar: La guerra en Ucrania está vaciando las prisiones rusas: así recluta Moscú a los presos para ir al campo de batalla).

Países bálticos, bajo la inminente amenaza rusa

Los países bálticos se ven como futuras víctimas propiciatorias de una Rusia a la que consideran un Estado con intenciones expansionistas e imperialistas.

Saben que contra un ataque de envergadura no tendrían posibilidades debido a que ni tienen suficientes hombres ni suficiente armamento. Si bien su pertenencia a la Unión Europea y, sobre todo, a la Otán, les da una garantía de seguridad, esa ayuda militar llegaría para el contraataque porque todos entienden que sería prácticamente imposible detener una primera ocupación rusa.

​En especial, luego de ser testigos de lo que las tropas rusas hicieron con los civiles en las zonas de Ucrania que ocuparon y que, por supuesto, nadie quiere repetir la experiencia.

​(Además: ¿Qué es lo que motiva a Israel a seguir combatiendo en Gaza pese a la fuerte presión internacional?).

Los países bálticos consideran que Rusia es un Estado con intenciones expansionistas e imperialistas.

Foto:EFE

Polonia, lista para una estrategia militar acelerada 

Si bien Polonia es el siguiente amenazado, es más potente. Es de los países más grandes del bloque, tiene casi 40 millones de habitantes, puede poner en armas a más de un millón de personas en pocas semanas y lleva años aumentando rápidamente su gasto militar hasta superar este año el cuatro por ciento del PBI, el doble de lo que pide la Otán a sus Estados miembros.

Los polacos no son el gran ejército europeo sobre el papel, pero en la práctica son ya el tercero tras el francés y el británico, por encima de alemanes, italianos y españoles. Sus tropas están muy entrenadas, sus armas son modernas y cientos de miles de civiles han pasado en los últimos años por cursos de formación militar.

​(Puede leer: El impactante caso del bombero acusado de provocar incendio en Chile: ‘Uno de nuestras filas destruyó 16.000 hogares’).

Moldavia y Rumania, países pobres y en riesgo de la amenaza de Vladimir Putin

Al sur de esa zona del este de Europa aparecen como eventuales víctimas del expansionismo ruso Moldavia y Rumania, países más pobres, con menos medios y menos población.

Moldavia es un caso aparte porque en su interior tiene una provincia, Transnistria, que no controla en la práctica y que está ocupada por tropas rusas desde el fin de la Guerra Fría.

Escudo de Transnistria, el territorio prorruso en Moldavia.

Foto:Sergei GAPON / AFP

¿Qué se puede proyectar para países como Alemania, Países Bajos y Francia si Putin continúa la guerra en Europa? 

Más hacia la parte occidental de Europa, los peligros son otros. En Bruselas, como en Berlín, La Haya o París, se mira sobre todo a las amenazas híbridas.

Hace semanas los servicios de inteligencia de varios países europeos advirtieron a sus gobiernos que Rusia había colocado en Europa agentes que, llegado el momento, serían activados para cometer actos de sabotaje que irían desde incendios provocados hasta descarrilamientos de trenes pasando por atentados terroristas para sembrar el pánico.

Las campañas de desinformación arrecian. Desde Moscú se crean páginas web que copian exactamente las de medios europeos de prestigio como el francés Le Monde para lanzarlas como pantallazos en redes sociales y difundir noticias falsas que pongan a la población contra sus gobiernos.

​(Le puede interesar: Elecciones México: ¿quién ganará la presidencia entre Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez este domingo?).

Dispositivo policial desplegado cerca del consulado iraní en París.

Foto:AFP

El último es que la Unión Europea estaría preparando el reclutamiento de todos los europeos entre 18 y 25 años para enviarlos inmediatamente a luchar a Ucrania.

Hay campañas de desinformación de agentes rusos de nacionalidad europea en muchos países. En televisiones francesas o españolas aparecen personajes del país, con un cierto prestigio, como antiguos altos mandos militares, que difunden la propaganda del Kremlin simplemente repitiéndola. Aseguran, por ejemplo, que al primer ministro eslovaco Robert Fico le dispararon agentes de la Otán, que Rusia solo quiere la paz y que fue empujada a la guerra porque Ucrania preparaba, con ayuda de bases secretas estadounidenses en Kiev, un ataque contra Moscú.

Incluso, corre la información de que el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, judío y cuyos abuelos varones lucharon en la Segunda Guerra Mundial en las filas soviéticas contra los nazis, es en realidad el líder de un régimen neonazi que Rusia está desnazificando.

​(Siga leyendo: Estos países ya permiten que Ucrania use sus armas para atacar suelo ruso y Vladimir Putin amenazó a Europa con ‘graves consecuencias’).

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

Foto:AFP

Ataques cibernéticos o contra infraestructuras están en el radar por guerra en Ucrania 

Europa mira otros riesgos. Posibles ataques cibernéticos contra infraestructuras críticas como nudos energéticos o de transportes, aeropuertos, centrales nucleares, controles informáticos de centrales hidráulicas y hasta espionaje clásico.

Alemania tuvo que ver a principios de año cómo cuentas anónimas en redes sociales, controladas supuestamente por Moscú, difundían audios de las conversaciones de cuatro generales del alto mando alemán hablando de las necesidades militares que tendría Ucrania si quisiera recuperar la ocupada provincia de Crimea.

IDAFE MARTÍN PÉREZ – PARA EL TIEMPO – BRUSELAS @IdafeMartin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *