Novelista escribe fascinantes textos mientras se recupera de grave lesión

Justo después de Navidad, el escritor Hanif Kureishi caminaba en Roma, donde él y su esposa, Isabella D’Amico, pasaban las fiestas decembrinas, cuando él sufrió un colapso y cayó sobre la banqueta. No está claro por qué —tal vez se desmayó o sufrió un ataque epiléptico, indicó su hijo Carlo Kureishi— pero cayó de tal forma que se torció el cuello y se lesionó severamente la parte superior de la columna vertebral.

Cuando Kureishi recobró el conocimiento, yacía en un charco de sangre, incapaz de mover sus brazos o piernas. “Se me ocurrió que no había coordinación entre lo que quedaba de mi mente y lo que quedaba de mi cuerpo”, escribió días después, vía dictado, en Twitter. “Creía que estaba muriendo”.

Kureishi, quien fue llevado al Hospital Gemelli, pasó los siguientes días “profundamente traumatizado, alterado e irreconocible para mí mismo”, expresó en Twitter. “De momento, no está claro si algún día podré volver a caminar, o si podré sostener una pluma”.

Desde entonces, Kureishi, de 68 años, un novelista, guionista, dramaturgo y director más conocido por “Mi Hermosa Lavandería” y “El Buda de los Suburbios”, ha estado dictando mensajes desde su cama de hospital. En una prosa vívida y emotiva, narra su drama, pero también evoca recuerdos del pasado, reflexionando sobre la escritura y el arte y relatando el pensamiento aterrador de depender de los demás.

Los mensajes son presentados como una serie de tuits y son recopilados como un boletín de Substack. Han tocado una fibra sensible entre los lectores, que han respondido con consejos prácticos y mensajes de amor, apoyo y gratitud por lo que afirman que ha sido un extraordinario modelo a seguir de dignidad en medio de la desgracia.

Los tuits son valientes, profundos, juguetones, líricos, desesperados y, a veces, muy chistosos. Al mencionar un inminente examen rectal, Kureishi recordó el más reciente que tuvo, cortesía del Servicio de Salud Nacional público en Inglaterra. La enfermera lo confundió con Salman Rushdie.

“Mientras la enfermera me colocaba boca abajo me preguntó, ‘¿cuánto tiempo tardó en escribir ‘Hijos de la Medianoche’?”, escribió Kureishi. “Le contesté, ‘si en realidad hubiera escrito ‘Hijos de la Medianoche’, ¿no cree que habría optado por un hospital privado?’”.

Los dos escritores son viejos amigos. “Mi amigo Salman Rushdie, uno de los hombres más valientes que conozco, un hombre que ha confrontado la forma más malvada de islamofascismo, me escribe a diario, alentando la paciencia”, escribió Kureishi en un mensaje en Twitter.

Kureishi ha sido trasladado a un hospital de rehabilitación y su recuperación seguramente será ardua. Carlo Kureishi dijo que una operación había disminuido la inflamación en la columna de su padre y que había recobrado algo de movimiento en piernas y dedos.

Hanif Kureishi escribió en un post reciente que una terapeuta física le “prometió que sostendría nuevamente una pluma en mi mano derecha”.

Por: SARAH LYALL

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *