‘La CPI debe nombrar a un juez para que estudie el caso’: exmilitar de Israel habla sobre orden de detención contra Netanyahu

Más allá de los desafíos militares de la guerra contra Hamás en la Franja de Gaza, del deseo de avanzar en el objetivo de destruir su infraestructura militar y recuperar a los 128 israelíes secuestrados desde el 7 de octubre, Israel lidia con una difícil situación internacional.

​(Lea aquí: ¿Cuáles son las implicaciones de la decisión de España, Irlanda y Noruega de reconocer a Palestina como Estado?)

Desde hace tiempo se plantean interrogantes acerca de su forma de conducir la guerra, a las que responden categóricamente afirmando que la libra de acuerdo con el Derecho Internacional que rige las reglas de conflicto armado.

Y a ello se agrega la problemática política y diplomática cuando se multiplican las expresiones de apoyo a los palestinos, bien sea al dar más derechos a su representación en la ONU o como al reconocer formalmente el Estado palestino. 

Tras el reconocimiento que hicieron España, Noruega e Irlanda, la cancillería israelí convocó a sus embajadores a consultas, afirmando que con ellos se estaba dando “una medalla de oro al terrorismo”.

Para analizar esta situación, EL TIEMPO entrevistó al general (retirado) Israel Ziv. Este militar fue años atrás jefe de operaciones en el Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel y antes de ello también el jefe de la brigada que tenía a su cargo, precisamente, la zona de la Franja de Gaza, antes de la retirada israelí de esa zona en el año 2005.

Israel Ziv, general retirado del ejército israelí.

Foto:Cortesía

General Ziv, ¿cómo estima usted que influirá en la guerra en curso la reciente declaración del fiscal de la Corte Penal Internacional, que solicitó la emisión de una orden de arresto internacional contra el premier Benjamin Netanyahu y su ministro de Defensa, Gallant, además de contra los jefes de Hamás?

En primer término creo que la postura que él adoptó refleja un problema que va mucho más allá de Israel. Es más, creo que antes de decir que es un problema israelí, es un problema del propio tribunal, ya que con esta actitud socava con sus propias manos su posición en el mundo. Es incapaz de distinguir entre el bien y el mal. Entre lo justo y lo injusto al colocar sobre la misma mesa a un Estado democrático, que claro que puede cometer errores, pero que se rige de acuerdo a las leyes de la guerra, y a una organización terrorista que se comporta como nazis.

Entiendo que, a su criterio, esto no es solamente un problema de Netanyahu.

En absoluto. No se un problema personal del Primer Ministro sino de todo el Estado de Israel. Y si lo es, pues es también un problema de los países que le apoyan, de Estados Unidos, de países occidentales democráticos. Esto sucede porque el Fiscal de la CPI confunde todo y lo mezcla. Parece que mira todo desde arriba, pero no puede ser así. La CPI fue creada para proteger a las democracias, no para esto. Tiene derecho a pedir investigar cosas, a averiguar, estudiar, pero venir sin haber investigado nada y poner al mismo nivel a quien lanzó el ataque y a la víctima juntos. Es gravísimo. Habló de Netanyahu y Hamás juntos, y atribuyó a Israel un deseo intencional de asesinar palestinos. Esa es una distorsión absoluta de la realidad.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Foto:AFP

¿Qué tiene que hacer ahora Israel a su criterio?

Creo que debe nombrar a un juez que investigue, o a otra figura destacada de su sistema judicial, para estudiar todo. Por más convencidos que estemos de nuestra razón, si hay crítica internacional, está bien que nombremos a alguien respetado en Israel para investigar y mostrar la verdad.

¿Eso no se podría interpretar como confesión de algo mal hecho?

Al contrario. Creo que destacaría nuestra convicción de que hacemos las cosas debidamente, que inclusive si cometemos algún error, lo cual puede suceder, no hay nada intencional.

¿Y la guerra? ¿En qué influye este tema?

Claro que este tema es como una espada sobre el ejército, pero considero que esto no hará que queden bloqueadas consideraciones de seguridad como para detener la guerra contra Hamás.

Ahora hay un debate interno en Israel acerca de si no habría que detener la guerra para poder recuperar a los secuestrados, ya que por negociaciones con Hamás no funciona.

Eso es otro tema interno y es un debate indudablemente muy relevante, pero no por lo del Fiscal.

¿Cómo ve usted el avance de la guerra contra Hamás? Usted tenía muchas dudas respecto sobre el operativo en Rafah. ¿Está avanzando bien para Israel?

Sin duda. Se avanza con cuidado para que la población evacúe, pero el problema central es el mismo que yo veía antes: si no hay un plan claro para el día después estamos en problemas. Hay que saber quién vendrá en lugar de Hamás.

Yoav Gallant y Benny Gantz, miembros junto a Netanyahu del gabinete de guerra de Israel, han criticado a Netanyahu por no tener un plan para Gaza cuando termine el conflicto.

Foto:Getty Images

Ahora Israel lidia con otra dimensión. Al multiplicarse la cantidad de países que reconocen o anuncian que reconocerán un Estado palestino la próxima semana. ¿Cree que esto tiene que ver con el anuncio del fiscal, que lo hacen porque siente que Israel está debilitado internacionalmente?

Por supuesto, es un respaldo. Creo que es cierto lo que se ha dicho, que un reconocimiento del Estado palestino en el momento actual, después de todo lo que ocurrió y la masacre del 7 de octubre, es un precio al terrorismo. Yo considero que Israel debe siempre aspirar a separarse de los palestinos e intervenir del otro lado sólo cuando hay amenazas de seguridad, de terrorismo. Y ahora, después de una acción terrorista tan asesina, inclusive si hay críticas a Israel, ir a darle reconocimiento a un estado palestino, equivale a dar un premio al terrorismo.

Operación militar israelí en la franja de Gaza.

Foto:Ejército de Israel/ EFE

¿Cómo se puede lidiar con esta situación? ¿Hay algo que Israel puede hacer tomando alguna iniciativa?

El gobierno actual no lleva adelante ninguna política. Si lo hiciera, podría haber evitado esto. Libra una guerra justa, pero no se maneja bien políticamente.

JANA BERIS – CORRESPONSAL DE EL TIEMPO – JERUSALÉN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *